Los Cinco

Los Cinco lo pasan estupendo

Por Gema González Regal

Las vacaciones de Pascua no empiezan todo lo bien que Jorge quisiera, ya que pasa los primeros quince días de las mismas encerrada en Villa Kirrin debido a una de sus conocidas torpezas incorregibles: decide bañarse durante el mes de abril en el mar, y se pone enferma por causa de la baja temperatura del agua en esa época del año.

Los Cinco lo pasan estupendoAún así, viendo la notable mejoría de su hija, tía Fanny accede a que ésta se reúna con sus primos en Faynights Castle, lugar en el que Ana, Julián y Dick se encuentran pasando unos días de descanso en unos viejos carromatos que les han prestado unos compañeros del colegio.

La decisión de dejar marchar a Jorge es reafirmada por su madre al descubrir que dos científicos amigos de su marido han desaparecido sospechosamente del país; Quintín estará furioso y es mejor que él y la niña se mantengan alejados ante tales circunstancias, para evitar posibles discusiones.
Al día siguiente de concederle tía Fanny permiso, Jorge llega a la estación de Faynights, donde le esperan sus primos. Los chicos se encuentran muy felices de estar otra vez los cinco juntos de nuevo, alegría que se ve agravada por la noticia que les da la amable dependienta de la lechería del pueblo: unos saltimbanquis acamparán en el mismo lugar que ellos.

El grupo confía en que pronto harán amistad con ellos, pero se equivocan; sus nuevos “vecinos” se muestran de lo más antipático. Tanto, que los muchachos piensan en volverse de nuevo para casa. Sólo una visita inesperada y un descubrimiento en una de las torres de Faynights Castle harán que los cinco cambien de opinión y permanezcan el resto de las vacaciones en este lugar.

Huele a aventura, y no pueden marcharse sin resolverla.


Resumen con especial atención al apartado gastronómico.

Por Joaquín

En los Cinco lo pasan estupendo, el nivel de casualidad es grande. El campamento de los saltimbanquis está muy bien descrito. Esta vez no hay animales, excepto las serpientes del Señor Slither, y son curiosos personajes Alfredo el tragallamas (además tío de Jo), con su encantadora mujercita ¡¡¡Española???? Bufflo y Skippy, el hombre de goma, el hombre de las ligaduras… En fin, no es un circo, y por ello me gusta, además de que sale Jo, y naturalmente salva al final a los protagonistas.
Las ruinas del castillo de Faynights están tambien muy bien ambientadas, el momento en que descubren la cara de Terry Kane es verdaderamente impactante, así como la lucha de Jo y Beauty contra los malos, el momento en que Bufflo, de un latigazo, arrebata el fusil a Pottersham es impresionante.
Lo que no me gusta es el papel de comparsa que hacen nuestros cinco héroes encerrados en la torre con Terry Kane mientras los otros los rescatan, podrían haber hecho mas en la captura de los malos.
Gastronómicamente no es muy potente, si acaso muchos helados en la lechería y las cebolletas en vinagre que tanto gustan a Dick. Lo mejor, una caldera hecha por los saltimbanquis con todo lo que han ido encontrando, desde erizo a conejo. El resto de comidas, clásicas de los Cinco; huevos pasados por agua, pan con mantequilla, algo de mermelada casera y de postre manzanas. Un almuerzo de huevos duros, lechuga, tomates, berros con mostaza, patatas asadas en el fuego y de postre rodajas de piña en conserva. También se deleitan con salchichas fritas con cebollas y patatas, melocotón en almíbar y flan. Por último tenemos una merienda a base de pan con mantequilla y miel, buñuelos de la lechería y la tarta de la española mujer de Alfredo.
En definitiva, a mí me gustó, y recuerdo que cuando era mas jovencito, difrutaba con la escena de Jo con Beauty.


 

Cubiertas de la primera edición inglesa, ilustrada por Eileen A. Soper

Guardas de la 1ª edición inglesa, ilustrada por Eileen A. Soper

Primera edición alemana publicada por Blüchert Verlag, Stuttgart en 1964,
ilustrada por Nikolaus Plump bajo el título Los Cinco y los gitanos

Comentarios

comments

Leave a Reply