Web

La Granja Finniston

La Granja Finniston

11 de Abril de 2010

NOTA ESPECIAL DE ENID BLYTON: A mis lectores puede gustarles saber que la Granja Finniston que aparece en este relato es  una granja verdadera de Dorset, propiedad de mi familia, aunque, naturalmente, he cambiado su nombre en el libro. La vieja capilla, convertida ahora en granero, sigue todavía allí y tiene, como siempre, una gata con sus gatitos sonre los sacos. El viejo portón traído del castillo normando sigue aún en la granja y lo utilizan como magnífica puerta de cocina. Las viejas, viejísimas tejas sobre los pajares todavía relucen con su brillante verdín acumulado pos los siglos, y la vieja  y estrambótica estufa todavía está en la pared del dormitorio, completa con su bandeja de hierro y sus ascuas para el calentador.

Pero la verdad es que todavía no he encontrado la entrada secreta a los viejos calabozos o bodegas del castillo incendiado y derruido hace mucho tiempo al que pertenecía la capilla. Los Cinco han sido más listos que yo.

La verdadera Granja Finniston

Ahora leed el relato, sabiendo que la Granja Finniston existe tal cuál la he descrito en este libro.


Con estas palabras arrancaba el libro LOS CINCO EN LA GRANJA FINNISTON (FIVE ON FINNISTON FARM) escrito en 1960 por Enid.

Efectivamente, la Granja Finniston existía (y existe), en Dorset, concretamente en Stourton Caundle, en la parte norte de la comarca de Dorset, cerca de Sturminster Newton.

Enid y Kenneth, su marido, la compraron en 1956 aconsejados por unos amigos que conocían de sus vacaciones en el Hotel Grosvenor (Swanage).

Aunque la Granja Manor, su verdadero nombre, fue construida a principios del siglo XVIII, la pequeña capilla data del siglo XIII.

Es de particular interés el asunto de sí hubo o no un castillo adosado a la construcción. Existe cierta controversia al respecto, el Reverendo John Hutchins, en 1774 publicó un libro en el que explica que “un tal John Haddon tenía un pequeño castillo aquí y que Sir Willian Stourton mantenía el castillo.”
Sin embargo la Comisión Real de Monumentos Históricos tiene otro punto de vista, según ellos “No existe evidencia alguna de un castillo medieval y los restos encontrados a 300 yardas de la capilla (unos meros cimientos) pueden ser de una vieja casa de campo con torreones”

Hoy día la capilla (en la fotografía, el edificio del fondo) sigue en pie haciendo las veces de granero tal y como estaba en los tiempos en que Enid escribió el libro. Y, por cierto, la imagen de la gata y sus gatitos sobre los sacos de grano fue corroborada por Gillian, hija mayor de Endi Blyton, al doctor Andrew Norman.

Finalmente, la Granja Manor fue vendida, hoy está en manos privadas que no permiten visitas.
Una lástima.

Fotografía del libro: Enid Blyton and her enchantment with Dorset de Dr. Andrew Norman

Comentarios

comments

Leave a Reply